martes, 20 de mayo de 2014

ROL POR FORO, ¡QUE DESCUBRIMIENTO!

A raíz de meterme en una partida por foro de Pendragón (la hercúlea partida con 20 PJs que ha montado el Sr. Carlos de la Cruz) se me despertó el interés por esta forma de disfrutar de nuestra afición. Tiene la enorme ventaja (obvia) de que no necesitas juntar un grupo de personas alrededor de una mesa sino que este tipo de partidas cristaliza como los antiguos juegos por correspondencia. Esto de los foros tiene la enorme ventaja que la historia se va fraguando entre todos y esta está a la vista de todo el mundo.

El DJ/Máster tiene la enorme ventaja a su vez de que puede complementar sus descripciones y narraciones con imágenes que pueda encontrar por la web. De ahí mi insistente recomendación sobre que visiten la página de Dungeon Inspiration...

A raíz de la susodicha partida de Pendragon me lié la manta a la cabeza y organicé mi propia partida de El Anillo Único por foro. Mi idea es jugar las aventuras de Relatos de las Tierras Ásperas al completo. Tras 5 meses del inicio de la partida hemos terminado la primera de las aventuras del libro: No Abandonéis el Sendero. Esta resultando ser una partida muy chula, con todo el mundo motivado por escribir lo mejor que sabe y llevar adelante la historia con toda la ilusión.  Me está siendo de gran ayuda para dirigir la partida el siguiente enlace que permite crear Hojas de PJ y realizar tiradas, todo ello personalizado para el juego. Es una maravilla que recomiendo a todo el mundo interesado, como DJ solo te tienes que dedicar a hacer avanzar la historia, dejando el resto en manos de este programa...

Nos ha gustado tanto este formato de partida (que permite que los muy liados por el curro o los reciéntes progenitores jueguen de forma sencilla y amena) que hemos comenzado una partida en paralelo del juego que nos ha traído  hasta aquí: Pendragon. Me pongo mi disfraz de Carlos de la Cruz y jugaremos la Gran Campaña de Pendragón. Aunque eso sí, limitado a 4 PJs, jeje...

Ya como cierre de esta entrada copio aquí un turno de nuestra partida de El Anillo Único para que vean como se corta el pelo en este tipo de partidas... Como PJs tenemos a Kolbein (Hombre de Bardo), Iwgar (Beórnida), Norlit (enano de Erebor), Brend (Homobre de los Bosques), Bingo Dalffur y Nob Nogales (Hobbits de la Comarca)... Se trata de un turno en el que la Compañia llega a los Palacios del Rey Elfo en El Bosque Negro, ya tenían decidido que Nob, el Hobbit, fuera el interlocutor con los reservados elfos, y esto fue lo que pasó...

Los días pasaron rápidos como la corriente del río. El túnel de árboles por el que se deslizaban se oscurecía cada día un poco más, a medida que se internaban más profundamente en el río.

Los dos Hobbits estaban encandilados con la presencia de los elfos y las alegre jornadas de pesca así como las conversaciones entre ellos ayudaron a que los días no se hicieran tan pesados. El hábil timonel de la balsa en la que estaban respondió afablemente a los comentarios de Nob y rió fuertemente con la anécdota del lucio. Les dijo que su nombre era Idril, que significa Corriente de Plata, un acertado nombre según todos convinieron. Eso sí, se resistió a probar la hierba de los medianos y la mención del negocio no obtuvo de él más que una ceja levantada…
SPOILER:

Este parecía ser un elfo bastante amable y hablador (salvo con Norlit, al que dedicaba miradas esquivas cuando el señor enano no le miraba) pero Baldor puso sobre aviso a la compañía, los elfos del palacio serían más reservados… eso si conseguían que Lindar, el mayordomo real y encargado de la bodega les recibiera de buena gana y les dejara pasar la noche en palacio y no en las bodegas…

El comerciante parecía estar muy pendiente de su hijo, Belgo, quien parecía ser sin duda la alegría del padre y su mayor orgullo.

Tu madre estaría orgullosa si te viera… todo un comerciante, fuerte, sano y ¡tan listo como un zorro!

Las noches eran frías y aquellos de los viajeros que tenían mantas y sacos los sacaron de la mochila, refugiándose del cortante viento unos junto a otros. El ambiente hizo mella en Iwgar, quien no estaba acostumbrado a ese tipo de viajes. Solo su recio carácter y su confianza en sí mismo hizo que el cansancio no hiciera mella. Nob Nogales no salía de su saco de dormir hasta bien entrada la mañana y se le veía aterido en muchos momentos. El joven Bingo, en cambio, se hizo rápidamente a los vaivenes de la balsa y disfrutó del viaje como un grumete en su primera travesía.

SPOILER:

Cuando el viaje llegó a su fin vieron una playa pedregosa en la ribera norte del río. En la misma había pequeñas chozas de pescadores y jóvenes elfos que iban de aquí para allí. Pronto las balsas pasaron de largo la playa y ascendieron por la corriente que descendía de un cañón. Al rato el cañón se hizo más estrecho y poco después divisaron un rastrillo sobre un túnel, las bodegas del palacio elfo…



Descendieron de las balsas e Idril y el resto de timoneles volvieron al río despidiéndose.

Se encontraban en una estancia de piedra, no muy al uso de los elfos, y parecía que esa zona hacía las veces de recios cimientos, como acertadamente comentó Norlit. Aquí y allá se elevaban cajas, toneles y más allá, bodegas llenas de botellas de mil colores. Lindar, el mayordomo elfo, les estaba aguardando y mientras un par de jóvenes elfas se hacía cargo de los ponys, este se acercó a la compañía.

Baldor, querido amigo, es un gusto volver a verte… Hola Belgo, cada día estás más alto!! .- y luego, mirando a la compañía… - ¿No sois acaso más que los dijiste que vendríais?

- Bien dices, Lindar, pues estos no son los hombres con los que partí de Esgaroth. Aquellos me traicionaron en el primer recodo del camino y solo la intervención de estos amables amigos hizo que hoy mi hijo y yo estemos aquí hablándote. Saluda al sabio Lindar, Belgo…

Pronto el elfo perdió el interés en el joven humano y se presentó frente a la compañía. Dedicó una mirada cargada de suspicacia a Norlit y dijo:

- ¿Y quiénes son estos… "amables amigos"...? ¿Teneis nombre o es así como debería llamaros?

Nob Nogales no tardó ni un segundo en dar un paso al frente y, uno por uno, ir presentando a los 6 amigos. El elfo les saludó con una inclinación de la cabeza pero desde un principio se vio que era un hueso duro de roer. El grupo intercambió unas palabras con el elfo, estos le contaron sus proyectos así como sus buenas intenciones. Lindar era el encargado de la seguridad del castillo y este, pronto, tomo su decisión: la compañía pasaría la noche en las bodegas para “cuidar los enseres y mercancías de Baldor”. Eso dijo Lindar antes de dar media vuelta y subir a las estancias superiores sin esperar replica.
SPOILER:

La compañía buscó un lugar refugiado de la humedad y se dispuso a pasar la noche. Pudieron arrimarse a un pozo que tenía unos leños ardiendo y calentarse levemente. Estaba Brend junto a Iwgar preparando parte de las raciones de las mochilas como cena cuando aparecieron Kolbeinn, Norlit y Bingo de una pequeña escapada que habían hecho. Trajeron comida elfica y un par de botellas cada uno de un rico vino dorado que habían escamotado de las despensas del Rey. Todos disfrutaron la noche y pronto se les olvidó el duro suelo sobre el que reposaban sus cabezas.
SPOILER:


A la mañana siguiente empacaron prontamente y volvieron a montar en una balsa hasta donde el sendero elfo se cruza con el Arroyo Encantado. Allí los elfos les ayudaron a bajar de las almadias y les desearon un buen viaje. Un último consejo les dieron:

- No bebáis agua del arroyo y… NO ABANDONEIS EL SENDERO…

Ante ellos se extendía un camino de 260 kilómetros (24 días de marcha) hasta el lindero occidental del bosque. Un viaje largo y duro pero que todos estaban más que mentalizados a estas alturas para recorrer. Los ponys estaban inquietos y la negrura y espesor del Bosque Negro no les ayudó en ese sentido…

Iwgar comentó ciertas recomendaciones al grupo sobre el viaje y este se puso en marcha.
SPOILER:

No hay comentarios:

Publicar un comentario