martes, 14 de enero de 2014

LAS MASCARAS DE NYARLATHOTEP

Seguimos con el episodio New Yorkino de la campaña de las mascaras...

Harlem, donde todo ocurre...

Los investigadores comienzan a seguir al dependiente de La Casa del Ju-Ju quien toma un tranvía al East Side. Le siguen esquivando el tráfico y ven como se baja, anda un poco y se mete en un viejo edificio. Poco después vuelve a salir y vuelve a la tienda... los perplejos investigadores, no sabiendo qué piso ha visitado, vuelven a seguirle de vuelta a la tienda.

Las horas pasan mientras los investigadores hacen guardia. Poco después de las 9 de la noche, un montón de gente comienza a entrar en la tienda en grupos de 2 o 3 personas. Parece que los dados han querido que esa noche sea noche de reunión...

El grupo deja pasar el suficiente tiempo para que todos los sectarios abandonen la tienda una vez finalizada la reunión y con mucho cuidado deciden infiltrarse en la tienda. Esta está cerrada pero Willia, el veterano de guerra rompe la cristalera de la puerta con un ladrillo, abriéndola de par en par. A oscuras, la tienda es aún mas inquietante y Hans y el Padre Way entran con mucho cuidado. Sophie permanece en el dintel de la puerta haciendo guardia, William permanece en el patio escondido en las sombras y Rupert Drummon aguarda al equipo en la furgoneta del veterano de guerra.

Harlem, un lugar lleno de vida (o de No Vida)
Tras un primer vistazo, encuentran una trampilla que da a unas escaleras que se adentran en un piso subterráneo... Hans con su escopeta de matar elefantes, así como el padre Way, Sophie y William bajan las escaleras juntos. Todos van armados (el padre Way con su crucifijo de 12 kilos). Llegan hasta una puerta cerrada con llave, las paredes llenas de glifos, la tensión aumenta... Hans descerraja dos tiros a los goznes de la puerta y esta se abre revelando lo que parece un sectario con una capa de plumas, una daga y un extraño guante con garras de león que les está esperando. Pero eso no es lo peor, 4 zombis flanquean al sectario, zombies asqueroso y pútridos con los intestinos colgando de la barriga... Tiraditas de COR y aunque varios fallan no hay consecuencias (a corto plazo). Comienza un salvaje tiroteo que llena el pasillo del sótano de plomo, humo, sangre y vísceras... En medio del tiroteo (en el que el Padre Way recibe una bala perdida), 4 sectarios aparecen en las escaleras armados con dagas. Rupert Drummon corre a buscar un policía... El padre Way se abalanza sobre un sectario y este le clava la daga en las tripas... El padre Way se reúne con su creador no sin antes acabar a ostias con su asesino...

Uno de los cadáveres sin descanso
Cuando el humo se disipa tenemos a un investigador muerto, un policia de ronda con las tripas asomando en una herida muy fea y el resto de PJs con entre 1 y 3 puntos de vida... Los zombis han sido aniquilados así como el sectario (que parece el sacerdote) y sus colegas, revisan la sala encontrando  material profano y misterioso. Ven una gran piedra que se puede levantar con unas poleas pero no tienen la fuerza suficiente para hacerlo (quizá sea mejor eso??).

Las sirenas de la policía se oyen en la calle... y la sesión termina...

Más en el próximo capítulo!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario